“Trabajamos para que River recupere el lugar que debe ocupar” Silvia “Panchi” Maier, armadora de la División de Honor de Damas y una de las jugadoras con mayor experiencia dentro del plantel, analizó su carrera y el presente del equipo.

  • Compartir

Siendo una de las jugadoras de mayor trayectoria y habiendo conseguido muchas cosas en el vóley, ¿cómo transmitís esa experiencia a tus compañeras?
Junto con Anita Ortiz, la capitana y líbero del equipo, somos las de más experiencia dentro del equipo y tratamos de transmitir desde el ejemplo, antes que nada. Considero que uno puede hablar mucho, pero si después no hacés lo que decís, no sirve. Los años que llevo jugando me indican que hay que trabajar duro, con dedicación y mucho esfuerzo para lograr buenos resultados. Además, la buena relación que hay en el equipo y la buena predisposición de todas nos permite poder transmitir lo aprendido.

¿Cómo fue tu experiencia viviendo y jugando en la Universidad Hofstra de Nueva York?
Fue una experiencia muy enriquecedora tanto a nivel personal como deportiva. El hecho de vivir en otro país, con una cultura e idioma distintos a los míos, me permitió crecer, madurar y tener otra visión de las cosas. Fue un año en el que estuve estudiando en el exterior, bastante difícil en cuanto a lo sentimental porque estaba lejos de mi familia, pero muy gratificante ya que estaba cumpliendo con uno de mis objetivos, por lo que el balance de esta experiencia es totalmente favorable.

En tus inicios, tuviste la chance de jugar un Mundial de Menores con la Selección, ¿cómo fue esa experiencia?
Como la mayoría de los deportistas, mi objetivo desde chica fue poder llegar a la Selección. Tuve la suerte de conseguirlo y encima de poder jugar un Mundial. Mi proceso en la Selección me dejó muchas enseñanzas, alegrías y tristezas, pero fundamentalmente amigas entrañables a las cuales les voy a estar agradecida por siempre y con las cuales tengo la seguridad de que vamos a mantener el vínculo, más allá del tiempo o la distancia que nos puedan separar. En cuanto al tema deportivo no hay mayor satisfacción que vestir la camiseta de Argentina, y hacerlo en un Mundial es indescriptible. Nos preparamos con mucha dedicación para afrontar el torneo y logramos hacer un buen papel.

Fuiste parte de las categorías juveniles en River, ¿cómo ves a las chicas de la nueva camada en relación a lo que fue la tuya?
Tengo el orgullo de usar la camiseta de River desde chica y es lo más lindo que hay, de mi época de juvenil tengo los mejores recuerdos, contábamos con un buen plantel. Creo que este año se formó un equipo muy interesante de juveniles. La gran mayoría de ellas forma el plantel de División de Honor, lo que les permite tener mucho tiempo en cancha juntas, y eso es muy bueno porque permite que se afiancen como grupo. Sin entrar en comparaciones, sé que este equipo de juveniles tiene mucho potencial y puede lograr lo que se proponga.

¿Cómo te describís como jugadora?
Soy muy exigente conmigo misma: me gusta entrenarme y entiendo que la única manera de hacerlo es con compromiso y esfuerzo. Me encanta el juego en equipo y no sé si hubiese sido la misma deportista en una actividad individual, pero creo que lo principal es que estén las cosas claras y que haya un buen clima de trabajo donde todas persigamos un mismo objetivo.

¿Cómo es tener a tu esposo, Martín Castro, como entrenador?
Es una situación no muy común, pero lo llevamos bien, siempre desde el respeto y sabiendo el lugar que ocupa cada uno.

¿Qué creés que es lo más positivo que tiene hoy el grupo?
El grupo viene respondiendo a los cambios y a las exigencias de buena forma, y eso es gracias a la predisposición y ganas de crecer que tiene cada una. Lo positivo es que entendemos el lugar que debe ocupar River a nivel local y nacional y trabajamos para recuperarlo.

¿Cuáles son tus objetivos de cara al futuro?
Mi objetivo personal es el mismo que el del equipo: lograr meternos dentro de los 10 mejores equipos del Metro. Con respecto al futuro, no podría decir con exactitud cuántos meses o años más lo voy a hacer. Amo este deporte y jugar en River, pero sé que los años pasan. Por el momento sigo jugando y lo disfruto mucho, y después puede que siga ñigada al vóley, porque uno nunca se aparta de las cosas que lo apasionan. No tengo nada decidido, pero sería hermoso seguir ligada a este deporte y a este Club.

Galería de fotos

Noticias Relacionadas

17/09/2018 A paso firme
14/09/2018 Victoria contundente
14/09/2018 Arranque triunfal
13/09/2018 Sigue la puesta a punto