Se cumplen dos años de la conquista de América Este sábado 5 de agosto se cumple un nuevo aniversario de la gran final ganada por River ante Tigres, en el Estadio Monumental.

  • Compartir

Por: Nicolás Begher


El 5 de agosto de 2015, River se consagraba campeón por tercera vez en su historia del certamen más importante del continente. Aquella noche, el Millonario se impuso por 3-0 a Tigres de México, con goles de Lucas Alario, Carlos Sánchez (penal) y Ramiro Funes Mori.

Tras coronarse en el campeonato doméstico en 2014, River abrochó la clasificación a la Copa, en la cual también participarían tres grandes del país (Boca Juniors, San Lorenzo y Racing). El Millonario encabezó el Grupo 6 y lo acompañaron Tigres de México, San José de Oruro (Bolivia) y Juan Aurich (Perú).

Los dirigidos por Marcelo Gallardo no tuvieron una fácil clasificación a las instancias finales de la Copa: hubo que esperar hasta el último partido del grupo. El equipo había conseguido 4 puntos de 15 posibles y dependía de triunfar contra San José en el Monumental y que Juan Aurich (aquel equipo que también peleaba el segundo puesto) perdiera ante un ya clasificado Tigres. Estos resultados se dieron y al Millonario lo esperaba Boca Juniors en los octavos de final.

El jueves 7 de mayo, en un partido electrizante, River se impuso 1-0 en el Monumental con un gol de penal de Carlos Sánchez, en lo que fue el primer choque de esta serie. Una semana más tarde, el Millonario visitó el Alberto J. Armando y tras una gran primera etapa de ida y vuelta, una vez finalizado el entretiempo, cuando los jugadores que visten el Manto Sagrado salían por la manga sufieron una agresión desde la tribuna local y el partido se suspendió.

El resolución de la CONMEBOL le dio a River el pase a los cuartos de final, en donde se enfrentó al Cruzeiro. En la ida, los de Marcelo Gallardo se fueron con un gusto amargo tras caer 1-0 en Núñez, pero se reivindicaron de manera sensacional en el imponente Mineirão con un contudente 3-0, de la mano de Sánchez, Jonatan Maidana y Teófilo Gutierrez. Con este resultado, el Millonario se metía entre los mejores cuatro equipos del certamen.

Ante un Monumental colmado, un martes 14 de julio se daba el primer enfrentamiento por las semifinales entre River y Guaraní. El primer grito de gol se iba a dar a los 14 minutos del segundo tiempo gracias a Gabriel Mercado, quien aprovechó un rebote dentro del área luego de un centro de Gonzalo Martínez. El encargado de liquidar el encuentro fue Rodrigo Mora, quien, tras ser habilitado de gran manera por Lucas Alario, la picó por encima del arquero y marcó un verdadero golazo al minuto 27 de esa misma etapa, concretando el 2-0 final.

River se trasladó hacia el Defensores del Chaco para la vuelta de la llave: Fernández marcó el 1-0 a los 15 minutos de la segunda mitad para el equipo paraguayo, que se ponía a uno de igualar la serie. Los de Gallardo no bajaron los brazos y, luego de un excelente pase de Tabaré Viudez (quien debutaba oficialmente), Alario puso el 1-1 y selló la clasificación de River a la tan deseada final.

El último equipo que se interpuso entre River y la Copa fue Tigres de México. En los dos enfrentamientos previos en la fase de grupos no se sacaron ventajas (1-1 y 2-2) y se volvían a ver las caras en el partido más importante del certamen. La ida tuvo lugar en el Estadio Universitario el 29 de julio. El Millonario no la tuvo fácil y terminó igualando sin goles. Todo se definía en Núñez.

Ante un marco sensacional, ambos equipos salieron al campo de juego. Bajo una intensa lluvia, el Monumental rugió con el cabezazo de Alario que se metió pegado al palo derecho de Guzmán para ponerle fin a la primera parte. A los 27 minutos de la segunda mitad, Sánchez fue derribado dentro del área y el propio uruguayo fue el encargado de hacerse cargo de la pena máxima para el 2-0.

El Estadio ya era una fiesta y el broche de oro llegó por intermedio de un gran cabezazo de Ramiro Funes Mori. El desahogo se sintetizó en una explosión desde los cuatro costados cuando finalizó el encuentro y se desató un festejo histórico y merecido para el Más Grande.