Rollheiser: "Lo que me pasó me hizo crecer muchísimo" El delantero, quien actualmente alterna en la Cuarta y la Reserva, habló con el Sitio Oficial sobre el mal momento que tuvo que superar luego de ser parte del plantel profesional.

  • Compartir

Por: Rubén Sagarzazu


En el fútbol como en la vida, a los jugadores les suceden cosas buenas, como consolidarse en su carrera, potenciarla y cumplir el sueño de debutar en la Primera y avanzar en su meta de ser futbolista.

Y a veces los pone a prueba para sortear hechos negativos, como tener que recuperarse de lesiones, reponerse de circunstancias adversas que frenan su carrera y luchar hasta el final para lograr sus metas, que muchas veces no se cristalizan.

Benjamín Rollheiser, a los 19 años, ya vivó las dos cosas que pueden sucederle a un jugador. Las buenas, como que a los 17 años saltó de la Séptima a la Reserva. Gallardo lo llevó a la pretemporada en Estados Unidos y lo hizo debutar en la Primera en un amistoso contra Independiente Santa Fe de Colombia. Integró las selecciones juveniles Sub-17 y Sub-20. Fue sparring de la Selección mayor en los partidos amistosos contra Brasil y Singapur, en el arranque de la era Sampaoli. El sueño perfecto cumplido.

Y también afrontó las malas: una lesión en la espalda que lo tuvo parado casi todo el año pasado y le frenó el envión futbolístico que traía.
Benjamín no se salió de su eje, ni en la euforia de haber vivido todo lo que un jugador sueña estando en las Inferiores, ni en la adversidad de estar lesionado en el momento del despegue. Siempre está enfocado en el futuro y lucha por sus metas, tanto en los buenos momentos como en los negativos.

Después de todo lo lindo que viviste y lo malo que te tocó pasar, ¿estás a pleno de nuevo?
Después de estar un tiempo inactivo y no poder jugar, estoy jugando en la Reserva y la Cuarta para volver a mi mejor nivel. Lo que me pasó me hizo crecer muchísimo. Hay que estar fuerte de la cabeza cuando las cosas no vienen como uno piensa. No me desesperé, trabajé más duro para recuperarme de la lesión y estoy de nuevo con más ganas.

¿En quién te apoyaste en los momentos duros?
Lógicamente en mi familia, que está siempre, los chicos de la Reserva que en todo momento me brindaron su apoyo y alentaron para que no me caiga y siga adelante. Y hablé mucho con Zuculini, Nahuel Gallardo y Sibille, que no sólo me contuvieron, sino que por su experiencia me dijeron que esté tranquilo, que todo iba a pasar.

¿Ahora es como reinventarte?
Sí. Es como empezar todo de nuevo. Por eso me viene bien jugar muchos partidos para reencontrarme con mi nivel futbolístico. El jugador de River siempre tiene que estar preparado para lo que le toque. Voy otra vez en busca de una nueva oportunidad.
¿Qué estás haciendo para que esta oportunidad llegue nuevamente?
Agregarle intensidad a mi juego, que es lo que hay que tener para estar en Reserva o jugar en la Primera. Estoy en la época donde tenés que jugar siempre bien y mostrar tus condiciones.

¿Y desde el juego?
Tratar de ser simple a la hora de tener la pelota. Tocar e ir a buscar el espacio. Recibir siempre perfilado. Y presionar alto cuando no la tenemos. Eso se adquiere en los entrenamientos y a medida que vas jugando. Sigo moviéndome por todo el frente de ataque y soy vertical a la hora de atacar. Ese es mi fuerte. Me piden que desequilibre en el uno contra uno y también tengo que llegar al área y trate de convertir seguido.

¿Te ayuda mucho que a Gallardo le gusten los delanteros que aparecen por cualquier sector del ataque y se sacrifican por el equipo?
Obviamente. Los delanteros tenemos que ser los primeros en recuperar la pelota y después movernos por todos lados para no dar referencia a los rivales. Me fijo mucho en cómo lo hacen Pratto y Borré. Estoy atacando más el espacio, que antes no lo hacía, porque quería la pelota al pie.

¿Cómo es eso de llegar a la Primera y después tener que bajar?
A mí me tocó estar en la Primera y después bajar. Tenés que trabajar la mente cuando te tocan esas circunstancias, que no son fáciles. Uno tiene que sacrificarse desde el lugar que está. Lo importante es no darse por vencido y no olvidarse del sueño que tenemos, que es jugar en la Primera de River, que es uno de los clubes más grandes del mundo.

Lo importante para vos es que ya demostraste que podés estar en la Primera de River.
Yo confío en mis condiciones, sé lo que puedo dar, pero tengo que progresar mucho y no quedarme con lo que hice. Y volver a ganarme la chance de jugar en la Primera.

¿Qué es Gallardo para vos?
Es el técnico que me subió a la Primera, me dio la oportunidad de mostrar mis condiciones. Y me hizo debutar. Esas cosas jamás las voy a olvidar y las tengo que tener siempre presente. Es exigente a la hora de entrenar y jugar, eso hace que estemos con la linda obligación de dar siempre un poco más.

¿Qué cosas te siguen sorprendiendo de los jugadores?
El perfil bajo que tienen, son jugadores que ganaron todo. La confianza y el apoyo que te dan cuando te toca estar ahí. Y por sobre todo la mentalidad ganadora que tienen en el día a día. Ellos te enseñan a ganar.

¿Qué es Rollheiser hoy?
Un jugador que quiere triunfar en River, que tiene que dar cada día un poco más en todo. Y ser humilde por encima de todo. Tengo que valorar todo lo que me da este Club. La clave es no relajarme.