Perrone: "Conozco cómo tiene que jugar el futbolista de River" El técnico de la Séptima División le contó al Sitio Oficial los detalles de su llegada al Club para formar parte del proyecto de Infanto-Juveniles.

  • Compartir

Por: Rubén Sagarzazu


Gabriel Perrone, nuevo técnico de la Séptima División, está feliz y contento de haber vuelto a River, esta vez como entrenador. Es que nada de lo que sucede en el Monumental puertas para adentro le es desconocido. Sabe bien cómo funciona el mundo River. “Me fui de acá en 1988. Después de haber hecho todas la Inferiores hasta llegar a la Primera. Pasé toda mi adolescencia y juventud y pude cumplir el sueño de jugar en la Primera. Fueron 10 años maravillosos desde que llegué a la Novena en el 78. Tuve la suerte de debutar en la Primera en 1986 con el Bambino Veira, después vino Griguol y también me tocó jugar. Luego fue el turno de Menotti, estuve un par de meses con ellos y me fui a préstamo a Ferro por pedido de Griguol. Y al regresar, Cayetano Rodríguez (ayudante de campo de Menotti) me comunicó que me tenía que ir. Esa vez sentí una sensación fea, de angustia. Porque me tenía que ir del Club que soy hincha y donde cumplí mi sueño de jugar en Primera. Y no pude triunfar como quería”.

Nadie puede decirte cómo es este mundo porque lo viviste y conocés a la perfección.
Hice paso por paso la carrera de jugador. Conozco cómo tiene que jugar el futbolista de River desde chico. Cómo piensa y qué paladar tiene el hincha. Y eso me da un respaldo y conocimiento a la hora de actuar como técnico.

¿Y cómo se dio la oportunidad de llegar a River?
El año pasado yo intenté venir a River como técnico de Inferiores. Estuve mucho tiempo dirigiendo en Chile y Ecuador, y no quería irme más afuera. Y después de estar en clubes de Primera y del ascenso, sentí que era el tiempo de tener una estabilidad. Y poder volcar todos mis conocimientos en las categorías formativas. En el momento que quise venir estaba todo completo. Este año apareció la posibilidad, me convocó Gustavo Grossi y me preguntó si quería sumarme a este nuevo proyecto de Gallardo. Le dije que sí y acá estoy dirigiendo la Séptima.

¿Y cómo fue tu primer día como técnico?
Fue como una sensación de desahogo y un poco extraña. Volver al club donde naciste y un día te tuviste que ir. Y ahora regresar, después de un largo tiempo y brindar tus conocimientos a los chicos de Inferiores. Te sentís útil y reconfortado.

¿Qué les dijiste a los chicos?
Transmitirles el mensaje de lo que quieren Gallardo y los coordinadores para esta etapa que comienza. Inculcarles lo que es River, tener el sentido de pertenencia. Y hacerles saber que están en uno de los mejores clubes del mundo, donde todos ponen el ojo. De sentir que no se puede dar un centímetro de ventaja. Y como les dijo Gabriel Rodríguez en una charla: que tenemos esto prestado y hay que defenderlo siempre dando lo mejor.

¿Cómo hay que encarar este proyecto? ¿Con el ADN de River y pensando en optimizar la calidad del jugador para que se adapte a la forma de juego de la Primera División?
Hoy por hoy es un tema complicado. Hay que estar encima de esto. Trabajar, planificar y pensar bien cada paso que se va a dar. Hoy cambió la sociedad, no solamente el fútbol. Es cierto que hoy no salen más esos jugadores distintos que salían antes. Pero sí hay muy buenos proyectos, River ha vendido muy buenos jugadores en este último tiempo. Lanzini, Driussi, Funes Mori, Mammana, etc. Que están todos triunfando en Europa y jugando en la Selección Argentina. Eso demuestra que son de calidad y categoría. Y tienen el sello futbolístico del Club.

¿Coincidís que no son fáciles de reemplazar rápidamente?
Ahí está el tema. El jugador bueno que aparece enseguida es vendido. Y no es fácil sacar otro que lo reemplace enseguida, tenga la misma categoría y pueda adaptarse rápido a la Primera. Entonces tenés que hacer un trabajo, donde abajo haya buenos valores con la capacidad de que algunos tengan las virtudes de poder llegar a la Primera y en un tiempo prudencial, no sólo estén en condiciones de reemplazar a los que se van, sino que muestren su propio talento.

¿Al haber dirigido mucho tiempo en Primera es más fácil hacer docencia y preparar al jugador para que llegue lo más completo posible?
Te da la tranquilidad con la experiencia necesaria, para poder brindarles a los chicos todo lo que necesitan para iniciar el camino que pueda depositarlos en la Primera. Hay que entender que esto es fundamental. Es la base y lo que no se aprende a los 13 o 14 años, cuando tenés 18 ya es difícil. A esta edad debés hacer mucho hincapié en todo. Tienen que saber lo bueno y lo malo, para que cuando les toque estar más arriba puedan decidir lo que más le conviene. Esta es la edad donde tienen que aprender a jugar, a saber perder y ganar. A salir de una lesión, a recuperarse rápido. Y después puedan disfrutar.

¿Acá es dónde hay que inculcarles que es más difícil mantenerse que llegar a la Primera?
Antes se decía llegar, llega cualquiera y cuesta mucho mantenerse. Tenemos muchos ejemplos de jugadores que les tocó debutar en la Primera y después terminaron en la nada, o quedaron en el camino. Hay que estar preparado para llegar y quedarse, no subir y salir inmediatamente. Al chico hay que ponerlo en Primera sabiendo que no vuelve más. Lo peor es que tenga que bajar a los 20 días.

Agarraste una división campeona…
Es un desafío lindo. Yo les dije que vienen de salir campeones en Octava y todos los equipos van a querer ganarle. Está en ellos saber que van a tener que mejorar cada día y esforzarse el doble para poder estar en la pelea otra vez. Y desde lo individual potenciarse, mejorar su nivel y agregando calidad a su juego.

¿La idea del proyecto es jugar de una determinada manera?
La idea es esa. Jugar con determinados conceptos, que son los que siempre River ha manejado. Y después cuando nos juntemos con Gallardo nos iremos enterando de algunas cosas más. La idea es trabajar alineados en una idea y cada uno aportar desde su lado, conocimiento y calidad de trabajo.

Habrá psicólogos, nutricionistas y algunas cosas más para darle al proyecto la calidad y efectividad que mencionaste antes.
Hoy es fundamental el contexto que rodea al jugador. Para nosotros es esencial ese apoyo y estar todo el tiempo en contacto con gente especializada para poderles transmitir a los chicos lo mejor. La sociedad va cambiando constantemente, la tecnología nos va superando. Por eso hay que estar todo el tiempo mejorando. Para que los chicos reciban de parte nuestra las mejores cosas. Hay que estarles encima. Los chicos tienen que tener sus momentos libres y de distracción. Pero nosotros tenemos que limitarlo a lo que creemos que es lo mejor para ellos.

Hoy el fútbol cambió y hay que preparar a los jugadores no sólo desde los conceptos individuales, sino también de aprender a jugar con distintos sistemas tácticos.
Hay que mejorar en todos los aspectos. El fútbol hoy ha cambiado mucho. Cualquier equipo se prepara para ganar los partidos y utiliza las armas que tiene. Y uno debe saber cómo resolver lo que el otro equipo pueda proponerte. Y adaptarse al nuevo fútbol. Hay partidos en los que uno puede jugar y hacer lo que tiene pensado, o lo que a uno le gustaría. Pero depende de los jugadores que tengas o del rival que enfrentes.