La histórica noche del 8-0 El jueves 21 de septiembre, en el Estadio Monumental, River dio una muestra memorable de fútbol al golear a Jorge Wilstermann y avanzar a semifinales de la Copa Libertadores.

  • Compartir

La noche del 21 de septiembre de 2017 fue una de ésas difíciles de olvidar. El Estadio Monumental se preparó para levantar una serie que no venía fácil, producto del 0-3 sufrido en Bolivia ante Jorge Wilstermann. Sin embargo, la fe eterna de Marcelo Gallardo en sus jugadores, la confianza y la seriedad que puso el plantel hizo que los hinchas vivieran otra jornada épica, gloriosa. Digna del Más Grande.

El clima en los alrededores del Estadio se empezó a sentir desde temprano y en el templo la ansiedad comenzó a crecer a medida que se acercaba la hora del partido. Un partido en el cual había una sola opción: golear. Y River ganó, gustó y goleó. Y, sobre todo, goleó. Hizo lo que tenía que hacer, le tiró la historia encima a un equipo boliviano que se quedó sin respuestas desde el principio.

Y fue la noche mágica de Nacho Scocco. Frialdad (como en el primer gol, con caño y gambeta al arquero), contundencia (como en el segundo, con un potente remate alto), fortuna (como en ese centro rasante que se transformó en el tercero) y olfato goleador (como en el cuarto y en el quinto). Todas esas variantes para un delantero que hacía poco se puso la banda y en esa noche tuvo su momento de gloria.

Enzo Pérez fue otro artífice de la goleada, con dos tantos. El segundo, el que cerró la faena, con una corrida descomunal y una definición propia de un crack. Los hinchas se fueron sin voz, las redes del Monumental quedaron agujereadas. El Estadio fue una fiesta. River le demostró al continente su jerarquía, su carácter.

Video: CONMEBOL.