El cumpleaños del Muñeco Este miércoles 18 de enero, el director técnico de River festeja sus 41 años.

  • Compartir
Marcelo Gallardo llegó a River a través de una prueba de jugadores en noviembre de 1988. Tan sólo unos minutos le bastaron para demostrar que tenía un interesante potencial que lo distinguía del resto de los jugadores. Quedó fichado en pre-Novena, pero como consecuencia de sus notables condiciones futbolísticas, Alejandro Sabella lo llevó a jugar en Reserva antes de que cumpliera 16 años. 
 
Gallardo disputó su primer partido en la primera de River el sábado 30 enero de 1993, en un amistoso ante San Lorenzo en Mar del Plata. En aquel encuentro, que finalizó igualado en cero, el Muñeco fue titular y se fue reemplazado por Rubén Da Silva a los 12 minutos del segundo tiempo. 

Gallardo debió esperar 55 días para su debut oficial: fue el viernes 26 de marzo en un partido válido por la última jornada del Grupo 5 de la Copa Libertadores ante Olimpia de Paraguay en el Estadio Monumental, donde aquel joven de 17 años volvió a conformar el once inicial. Por la AFA, debutó contra Newell's el 18 de abril de ese año por el Clausura y  su primer gol lo hizo el 8 de agosto, también de 1993, contra Independiente por el Torneo Centenario.

A lo largo de sus etapas como jugador del Club, Gallardo disputó 306 partidos en los cuales marcó 71 goles y obtuvo ocho títulos, entre los que se destacan la Copa Libertadores 1996 y la Supercopa 1997.

El domingo 27 de julio de 2014, la victoria por penales ante Ferro por los 16avos de final de la Copa Argentina marcaría el comienzo oficial de una magnífica carrera del Muñeco al frente de la dirección técnica de River, la cual a la fecha contabiliza seis títulos, cinco de ellos internacionales.

La personalidad de Marcelo Gallardo construyó su estirpe de líder y su tremenda capacidad técnica dentro y fuera de la cancha dio como fruto su impronta de campeón, ya que obtuvo títulos en todos los equipos donde jugó y en los que dirigió, y hoy, a sus jóvenes 41 años, sueña con seguir dándole alegrías a todo el pueblo riverplatense.