Charla para padres en Hurlingham Los familiares de los jugadores de las Divisiones Infantiles fueron invitados a un encuentro enfocado en la psicología en el deporte.

  • Compartir

Este martes, los responsables del Fútbol Infantil de River organizaron una charla dirigida a los padres de los jugadores cuya temática principal se refirió a la psicología y la medicina aplicadas en el deporte.

El encuentro, llevado a cabo en el club Hurling (ubicado junto al predio donde River desarrolla su proyecto infanto-juvenil), estuvo a cargo de los psicólogos Pablo Nigro y Adrián Rizzuto y del doctor Marcelo Blanco.

A lo largo de la charla, los profesionales se refirieron a cuáles son las mejores maneras de acompañar a los chicos en las primeras etapas de su desarrollo como deportistas, priorizando lo lúdico y evitando las presiones excesivas, y señalaron la importancia de los cuidados, la educación y la formación, aspectos en los que los padres tienen un rol vital.

En el mismo sentido, durante los partidos disputados el fin de semana ante Deportivo Merlo en el River Camp, los responsables de las categorías infantiles repartieron una carta dirigida a los padres de los chicos tanto locales como visitantes, la cual se seguirá difundiendo en las próximas fechas y cuyo contenido es el siguiente:

A mis padres, a mis entrenadores, a mis mayores.
Soy un niño y es lo que quiero ser.
Sé lo que todos ustedes me quieren y cada uno me lo demuestra en todo momento. En honor a ese cariño que me brindan y, que yo también siento hacia ustedes, quiero que me den la posibilidad de ser libre, de crecer de la forma más pura, más simple y desatada de obligaciones, que es jugando.
Déjenme jugar con la alegría que represento. Déjenme ser un niño, que a mí me gusta serlo.
No quieran que logre cosas que tal vez sean para otro momento y que buscarlas ahora representan perder otras que para mí, hoy son más importantes.
Déjenme vivir la edad que tengo porque sólo pasa una vez en la vida.
No se desesperen en la derrota, el dolor que me produce termina un instante después y enseguida vuelvo a sentir la alegría de ser un niño.
No busquen triunfos a través mío, no pretendan hacerme como ustedes no pudieron ser, no malogren el tiempo.
Hoy quiero hacer lo que siento, lo que me gusta. No quieran que sea un chico grande, confórmense con que sea un gran chico.
Estoy jugando y en este momento soy feliz. Desde adentro pareciera que ustedes, los de afuera, compitieran por nosotros, que sufrieran por el triunfo o esa jugada esperada que no llegan. Pero si me dieran tiempo y entendieran que eso tiene que ser así, que en el deporte como en la vida, todo tiene su tiempo y seguramente un día llegarán.
Por favor, déjenme jugar sin presiones, sin retos y sin tantas correcciones. Déjenme jugar sin verlos preocupados, discutiendo y hasta a veces, peleando por mí.
Por favor, dejen que juegue solo, dejen que me divierta, dejen que sea feliz.
Soy un niño no lo olviden. Soy un niño y solo una vez lo seré.