Hurtado: "El 2020 iba a ser un un año de cosecha pero nos preparamos para 2021" La Coordinadora de gimnasia rítmica de River resaltó el gran estado físico con el que regresaron las gimnastas, tras seis meses de entrenamientos virtuales.

  • Compartir

María Alejandra Hurtado, Head Coach de gimnasia rítmica de River Plate, dialogó con el Sitio Oficial sobre el regreso de los entrenamientos presenciales de las gimnastas del Club, bajo estricto protocolo, luego de seis meses entrenándose desde sus casas.

Orgullosa de los objetivos que aún en aislamiento pudieron cumplir, Hurtado se siente muy contenta y conforme por todo su equipo de trabajo y cuenta cómo se preparan para el año que viene, cuando se espera que, poco a poco, vuelvan las competencias.

¿Cómo fue el regreso bajo las nuevas reglas de protocolo?
Tratamos de adaptarnos de la mejor manera porque siempre es bueno volver al Club. Es mejor entrenarse de manera presencial que virtual. Estamos trabajando en la parte exterior del gimnasio principal. Ubicamos la alfombra y ahí adaptamos el entrenamiento a ese espacio físico. Estamos esperando que en algún momento se habiliten las actividades adentro para poder volver a nuestro gimnasio, que es el espacio habitual. El protocolo lo respetamos a rajatabla. Ingresan sólo las gimnastas autorizadas. Se cumple con las medidas de tener al día la Declaración Jurada a través de RiverID, se toma la temperatura, se higienizan las manos y mantenemos la distancia social en el entrenamiento.

¿Cuáles son las expectativas en el mediano plazo a nivel competencias?
No hay torneos a la vista y creo que vamos a terminar el 2020 sin haber competido, porque al ser un deporte que se trabaja en gimnasios cerrados no hay competencias oficiales, ni metropolitanas ni nacionales ni internacionales. Nos estamos preparando para el 2021.

¿Como coordinadora sentiste la responsabilidad de transmitir calma al equipo de profesores y alumnas durante en estos meses?
Absolutamente. Como coordinadora tengo una responsabilidad enorme. La calma nunca la perdimos, pero sí fue fundamental transmitir motivación al equipo de profesores y al equipo de gimnastas. En estos seis meses hicimos de todo. Mantuvimos una estructura paralela como si fuera la del Club, pero desde las casas. Las chicas ni un solo día dejaron de tener sus entrenamientos con sus entrenadoras, con el preparador físico y las clases de ballet. Hicimos Master Clases internacionales desde Italia con Marta Pagnini. Tres clases con un equipo de Estados Unidos en clases masivas con 300 gimnastas de todo el mundo. Además hicimos dos galas, abrimos un canal de YouTube, hicimos un torneo interno. Fueron cantidad de actividades para que las chicas mantuvieran la motivación. Ni una sola gimnasta dejó la actividad en estos meses. Hasta las nenas de escuelita de tres años tienen clases online.

¿Qué dejaron de positivo estos meses de no poder entrenarse todas juntas?
Esto nos ha golpeado mucho a todos. Yo miro mi actividad y la verdad fue una situación muy compleja. Teníamos por delante un año en que podíamos haber tenido muy buenos logros. Teníamos competencias internacionales por delante y hubiéramos cosechado el trabajo que venimos haciendo hace un año. Este era un año de cosecha. Lo positivo es que pudimos profundizar el estudio de muchas cuestiones técnicas porque al estar en las casas y poder hacer movimientos más acotados pudimos profundizar estudios de técnica, mejoramos capacidades físicas, capacidades coordinativas. Aprovechamos para estudiar e investigar ejercicios nuevos. Eso es bueno. Las chicas están en excelente forma física. No perdieron nada, sólo lo coordinativo de grandes desplazamientos y lanzamientos. Pero volvieron de una forma física espectacular.