¡Fiesta completa en el Monumental! En el regreso de los hinchas, River venció con mucha autoridad a Boca por 2-1 (y pudieron ser más). Los tantos del Millonario, que provisoriamente se subió a lo más alto de la tabla, fueron de Julián Álvarez.

  • Compartir

El inicio del partido tuvo unos primeros minutos con mucha intensión, en los cuales los dos equipos se medían en el mediocampo. Fue Boca el que tuvo la primera aproximación, con un remate desde lejos de Nicolás Orsini. Sin embargo, River comenzó a tomar la iniciativa y llegó el primer quiebre del Superclásico: Marcos Rojo cometió dos infracciones seguidas y se fue expulsado por doble amonestación.

De inmediato, River presionó y llegó al primero: gran jugada individual de Julián Álvarez, con enganche incluido, y tremendo zapatazo desde fuera del área para vencer a Agustín Rossi. El rival contó con un disparo desde lejos de Luis Advíncula, pero todo fue del Más Grande, que buscó el segundo: Braian Romero no llegó a un centro pasado y luego fue reemplazado por Jorge Carrascal, quien habilitó a Agustín Palavecino (no llegó a controlar en el área), en lo que fue un buen avance.

En los últimos minutos, el Millonario recuperó la pelota en una mala salida de la defensa de Boca, Milton Casco abrió para Santiago Simón a la derecha y el juvenil tiró un preciso centro que fue empalmado de primera por Álvarez. Doblete para Julián y fiesta en las tribunas del Monumental para el 2-0. Antes del cierre, River buscó el tercero y estuvo cerca en un remate de Carrascal que controló el arquero de Boca.

River mantuvo la mentalidad y no dejó jugar al rival. En el inicio del complemento, intentó lastimar a Boca con jugadas asociadas en ataque. Tuvo una muy buena, entre De La Cruz y Carrascal, pero Álvarez no pudo controlar dentro del área. En otra chance clara, Julián desbordó por derecha y tocó para el 10 colombiano, que no pudo rematar, y Simón no pudo aprovechar el rebote.

Carrascal contó con una situación inmejorable para el 3-0: buena asistencia de Enzo Pérez y el colombiano quiso tirársela por arriba a Rossi, pero el arquero de Boca respondió bien. En otra, Simón metió un derechazo que se desvió en Carlos Izquierdoz y pasó muy cerca del palo derecho. Y hubo más, con una volea de Fabrizio Angileri que se estrelló en el palo izquierdo de Rossi. En la última, Boca descontó con un cabezazo de Carlos Zambrano.

River redondeó una tarde perfecta, en el reencuentro con sus hinchas y una victoria clarísima en el Superclásico. Además, se ubicó como único líder del campeonato (a la espera del partido de Talleres) y en la próxima jornada visitará a Banfield en el sur.

SÍNTESIS

RIVER PLATE: Franco Armani (C); Milton Casco, Robert Rojas, Paulo Díaz, Fabrizio Angileri; Enzo Pérez, Santiago Simón; Nicolás De La Cruz, Agustín Palavecino; Julián Álvarez y Braian Romero. DT: Marcelo Gallardo.
Suplentes: Enrique Bologna, Javier Pinola, Alex Vigo, Felipe Peña, Enzo Fernández, Leonardo Ponzio, Bruno Zuculini, José Paradela, Benjamín Rollheiser, Agustín Palavecino, Federico Girotti y Matías Suárez.
Cambios: Carrascal por Romero, Rollheiser por Palavecino, Suárez por Álvarez, Ponzio por Carrascal.

BOCA JUNIORS: Agustín Rossi; Luis Advíncula, Carlos Izquierdoz (C), Marcos Rojo, Frank Fabra; Diego González, Jorman Campuzano, Agustín Almendra; Edwin Cardona; Cristian Pavón y Nicolás Orsini. DT: Sebastián Battaglia.
Suplentes: Javier García, Lisandro López, Carlos Zambrano, Agustín Sandez, Marcelo Weigandt, Esteban Rolón, Cristian Medina, Aaron Molinas, Rodrigo Montes, Luis Vázquez y Norberto Briasco.
Cambios: Zambrano por Cardona, Rolón por González, Medina por Almendra, Molinas por Pavón, Vázquez por Orsini.

Goles: Álvarez -2- (RP); Zambrano (BJ).

Amonestados: Pérez, Álvarez, Rollheiser (RP); Rojo (BJ).

Expulsado: Rojo (BJ).

Árbitro: Fernando Rapallini.
Asistente 1: Juan Pablo Belatti.
Asistente 2: Diego Bonfá.
Cuarto árbitro: Fernando Espinoza.