Dinart: "El handball en Argentina creció mucho en los últimos años" El exentrenador de la Selección francesa, multicampeón como jugador y como DT, dialogó de manera virtual con los jugadores del Club.

  • Compartir

Bajo la coordinación de Dady Gallardo y Guillermo Cazón, la charla virtual giró en torno a la historia de vida del francés que luego respondió preguntas que le hicieron los jugadores “millonarios”.

“Yo empecé como todos los jóvenes. Tenía 15 años y el handball era un deporte muy caro, pero a mí me apasionaba. Iba a los entrenamientos corriendo para ahorrarme el pasaje del colectivo. Vivía a 45 minutos del lugar. Era un lujo cuando alguien me llevaba en auto”. Así fueron los comienzos de Dinart, quien años después se consagró como un número uno en Francia, con medallas olímpicas y campeonatos mundiales entre sus manos.

A los 19 años ya formaba parte de la Selección francesa tras su primera temporada en Primera División: “Sentía mucha presión por vestir la camiseta de la Selección. Me temblaban las piernas”, confesó Dinart.

Si bien el primer año le costó mucho combinar el deporte y sus estudios, Dinart tenía la convicción de que quería jugar al handball y quería ser el mejor. “Yo me sentía determinado para no fallar. Tal vez era un inconsciente, no puedo explicarlo, pero yo sabía que iba a poder dedicarme a este deporte”, afirmó.

Dinart tuvo la suerte de cruzarse con entrenadores que lo ayudaron a crecer tanto como deportista como persona. “Como deportistas somos todos referentes. Uno siempre se identifica con otros, siempre buscamos referentes. Yo hice todo mi recorrido con mucha pasión y tuve la bendición de cruzarme con buenas personas que me enseñaron mucho”, recordó.

Las enseñanzas de Didier no vinieron solamente de la mano de lo deportivo. Él vivía con su mamá y su hermano mayor, pero a los 12 años ya trabajaba con sus abuelos que tenían una plantación de plátanos. “Yo vengo de una infancia difícil. Mi mamá nos crió sola. Teníamos poca ayuda. Igual, siempre me gustó trabajar, desde pequeño, cuando trabajaba con mis abuelos. Mi gran convicción nació de mi historia de vida”, aseguró.

La presencia de Dinart fue clave en aquel legendario Club de Balonmano Ciudad Real, puntapié inicial de su gran carrera y trayectoria, que dominó Europa en la década de 2000 con tres logros continentales en 2006, 2008 y 2009.

“Entre 2006 y 2013 viví mis mejores momentos. Mi vida como jugador siempre fue evolucionando. Yo no jugaba por dinero, sino para ser el mejor. Pero recién a los 30 sentí que pude empezar a disfrutarlo. Tuve varios entrenadores que me ayudaron a crecer cada vez más. En Ciudad Real fue donde mejor me fue”, reconoció.

Al ser consultado sobre su visión del handball en Argentina, el exentrenador del combinado Francés aseguró que nuestro país mejoró muchísimo en los últimos años: “Yo siempre remarco lo que jugaron Los Gladiadores (el apodo de la Selección Argentina bajo el mandato de Dady Gallardo) en 2011. Cuando tocó jugar contra Argentina, sabíamos que estábamos ante un gran equipo”, confesó Didier.

De todos modos, el francés consideró que el handball sigue siendo un deporte demasiado europeo y que debe haber más intercambio para que haya un cambio de cultura y se convierta en un deporte internacional. “En América hay muy buen nivel, pero los grandes equipos siguen estando sólo en Europa. Tenemos que ayudar a crecer todos juntos. Este tipo de charlas sirven para ayudar a concientizar”.

Dinart, quien obtuvo varias medallas de oro durante su carrera como jugador y como entrenador, se retiró en 2013 en el Paris HB. Previamente, había jugado en los clubes españoles de Ciudad Real y Atlético Madrid.

Durante sus tres años al frente de Francia tras los Juegos Olímpicos de Río 2016, Dinart llevó a la Selección francesa al título mundial en 2017, así como a un bronce europeo en 2018 y a un nuevo bronce mundialista en 2019.